jueves, 16 de marzo de 2017

CVIII

Querías echarte de los hombros esos duendes
y tan hermosa eras que le magia te bajaba por la espalda

Maga inconciente
hermosa hasta el llanto
bordada de pisadas apenas apreciables

Querías ser la lluvia que regaba la sombra
pero eras tan luminosa
eras tan transparente que te lloraba la cintura
y de tus lágrimas nacían flores

Todo era sombra cuando pasabas
Y le temblaban los dientes a los traidores
y te abrazaba la hierba por ese respiro necesario
que le dabas al verano insoportable

Querías quererme y era tarde
porque yo era tan pequeño que me escabullía
y ni siquiera veías que la enormidad de tu pena
hacía de mi tristeza un soplido insignificante

Mi amor está hecho de tu boca
y con cada palabra que decís estoy más lejos
de merecer el cuidado de tu abrazo

lunes, 13 de marzo de 2017

CVII

Murmullan los oficinistas y los pasajeros
y las mujeres despintadas por descuido
y los hombres blancos puros bellos y estúpidos
y el teléfono, cada tanto
cuando llama la chica del desamparo eterno
que murmulla también

Murmullan los bordes de las veredas de Corrientes
y las ventanas a medio cerrar que no cuidan nada
y los porteros que creen en los Reyes
y los esclavos de los supermercados
que cuidan la cervecita del amo que los acaricia

Y yo murmullo demasiado también
Pero estoy cansado
Alguien debería levantar un poco el volumen

¿Seré yo?

Ni siquiera haría falta gritar
Con decir algo bastaría para pintar el mundo
Una sílaba que tuviera sentido
Que tuviera un sentido
que la separara de la letanía murmurante

martes, 24 de enero de 2017

CVI

Porque se hicieron hebras las lágrimas
y el fondo de la casa se llenó de penas
y los higos dolieron en los labios este año
es que me arrepiento de querer algo

No hay nada para nadie
No hay besos que curen ni lenguas que aplaquen
No hay nada que esperar porque esperar es morirse

Luna de abril que llega temprano
dejame decirte que no hay tampoco nada para vos
Tus burros de suegra están viejos
y yo estoy más viejo todavía

Hay que decirle al ciruelo que espere un poco
y al manzano que se abrace al futuro
El granado ya no sirve hasta diciembre
Y las uvas van a ensuciar colillas transpiradas

La hierba pica los pies
y se agrieta la tristeza entre los dedos
Pero de eso está hecho lo que duele
Lo que vale algo

lunes, 5 de diciembre de 2016

CV

Del pudor del vientre le quitaron espigas de marzo
Y muerto sobre la cama el cuerpo frío no reparó en quejas

Un padre menos para hijos tiernos y frágiles
Pensó ella
llorando en cataratas futuros sin besos
sin desayunos a ciegas y en gritos de apuro y fatiga


Él yace triste sobre una placa metálica
el cuerpo está raído de inmisericordia
Ya es nada

Y ella se retuerce en diatribas de ángel
No fumes no comas no bebas

De las puntas de los dedos le quitaron eneros y penas
La tristeza está lejos hasta el momento último
en el que todo es triste

Te amo
decía
Te amo

Pero estar sólo es difícil
es imposible

Y un jueves temprano dejó de ser amable
Y le crecieron espigas en la panza y penas en los dedos
Y se murió de eso
De esperar que todo fuera otra cosa

viernes, 2 de diciembre de 2016

CIV

La mora está hueca y luce
Y el níspero se quiebra de frutas
El mes que viene vamos a deslizar los dedos en los ciruelos y las higueras
Y en unos años se van a quebrar los dedos descarozando paltas y damascos

Estamos llenos de penas esta tarde
Lo que brota duele y rasga

Los rastros del olvido están frescos
No hay que despojarse de futuros
El verano hace su trabajo y lava los dedos
Y luchar a veces es esperar que la vida sea

Hay que llorar
Y llorar
Y esperar que el Granado seque la cara
Cuando sea el momento

jueves, 3 de noviembre de 2016

CIII

Dice esta penumbra cálida que la hiedra crece demasiado
y trepa en el muro de lo que alguna vez soñamos y lo tapa
y tapa los días y los abrazos que nos dimos una vez
con los hermanos y los enemigos escondidos en gritos
y con los pocos que quedaron vivos en el amor limpio

Ya no hay luz en el cuarto
pero tampoco es luminoso el pasado y el futuro se escapa
Sólo queda el aroma de una camisa sucia que besé
y una barba pinchuda y mal cortada que fue abrigo del sueño

Lo que queda es el sueño
Y va a pasar, pero no hoy, que todo es irse

Amo más que nunca la furia del amigo
Desprecio más que nunca el verdor plácido del caracol
que va a todas partes y nunca llega a ninguna

lunes, 17 de octubre de 2016

CII

El colibrí de las nueve está desbordado de luz
la enredadera florece y trepa hasta la reja
y hay tanto sol en el balcón que no se ven los brotes
excepto los que pica el pájaro furioso y pequeño
que nada ve porque sólo vuela y chupa y huye de mí

El calor está tejiéndole lluvias a mi espalda
y yo veo sólo una brizna de plumas espantadas en un muro
porque quisiera ser tan diestro como eso
y regarme de olvidos y escaparme como el pájaro de mí un rato
y pensar en el aroma dulce del hijo que besa y me olvida
y abrazar cenizas que me dejaran sucio de algo