jueves, 16 de marzo de 2017

CVIII

Querías echarte de los hombros esos duendes
y tan hermosa eras que le magia te bajaba por la espalda

Maga inconciente
hermosa hasta el llanto
bordada de pisadas apenas apreciables

Querías ser la lluvia que regaba la sombra
pero eras tan luminosa
eras tan transparente que te lloraba la cintura
y de tus lágrimas nacían flores

Todo era sombra cuando pasabas
Y le temblaban los dientes a los traidores
y te abrazaba la hierba por ese respiro necesario
que le dabas al verano insoportable

Querías quererme y era tarde
porque yo era tan pequeño que me escabullía
y ni siquiera veías que la enormidad de tu pena
hacía de mi tristeza un soplido insignificante

Mi amor está hecho de tu boca
y con cada palabra que decís estoy más lejos
de merecer el cuidado de tu abrazo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada